in

Los salvan de la muerte

Tres de cuatro balseros cubanos hablan con un oficial de Migración

Cuatro cubanos llevaban nueve días en una balsa

PROGRESO.— Los cuatro balseros cubanos estaban al borde de la muerte, dos días más en alta mar y ya no lo contaban, pues comenzaban a delirar debido a que llevaban cinco días sin comer y no les quedaba agua para beber, narraron los tripulantes del pesquero “Levi” que rescataron a los antillanos y les dieron comida y ropa.

La tripulación del “Levi” está formada por el patrón, Herling Raúl Saldívar Jiménez, y los pescadores Juan Estrella Hau, Rafael Antonio Xool Pérez y Mario Humberto Dzib.

Entrevistados en los muelles de Yucalpetén, a su arribo anteanoche martes con los balseros, los tripulantes del “Levi” relataron que el lunes a las 4:30 p.m. trabajaban a 170 millas (314.84 kilómetros) al noreste de este puerto, a poco más de 50 millas (92.6 km) al norte de Río Lagartos, y divisaron un artefacto naval del tamaño de un alijo, de unos 16 pies (4.8 metros) de eslora, construido con láminas de zinc.

El patrón acercó el barco al “alijo” y entonces vieron a cuatro varones jóvenes que suplicaban por ayuda; llevaban nueve días navegando y cinco días sin comer.

En principio, el patrón del “Levi” decidió darles comida y agua y continuar con la pesca, pero los cubanos llorando pidieron que no los dejen en alta mar, que los rescaten y lleven a un puerto para estar a salvo, no sabían dónde estaban, querían llegar a costas mexicanas.

Saldívar Jiménez reportó el caso para que la Armada de México envíe una embarcación por los balseros, pero no había naves disponibles.

La estación de radio del Centro Cultural Pesquero, a cargo de Héctor Pech, captó la llamada del patrón del “Levi” y avisó a Felipe Quintal Cruz, dueño del barco, quien ordenó rescatar a los cubanos, suspender la pesca y retornar a Yucalpetén.

Comenzaron la travesía a las 5:30 de la tarde del lunes y arribaron a Yucalpetén anteanoche, después de las 9.

Durante el viaje a los balseros les dieron agua, leche, comida, ropa porque estaban mojados y cubrebocas por la pandemia del Covid-19.

Los balseros no hicieron comentario alguno durante el viaje, estaban deshidratados, con pocas fuerzas y ya enterados que se avisó a la Armada de México, Capitanía de Puerto de Yucalpetén y al dueño del barco y que enfilaban a puerto.

No dijeron sus nombres ni de qué lugar de Cuba son oriundos ni cuando y de dónde zarparon.

A llegar el “Levi” a Yucalpetén ya estaban agentes de Migración, encabezados por María José Braga Ortiz, subdirectora de la delegación de Servicios Migratorios en Yucatán. También estaban el dueño del barco y personal de la Capitanía de Puerto de Yucalpetén.

Al desembarcar los cubanos, los agentes migratorios les dijeron que, por ser indocumentados, los llevarían al edificio de la delegación, donde permanecerán mientras se resuelve su caso.— Gabino Tzec Valle

Twitter cobrará nuevos servicios

Ya muestran un desgaste las protestas en Colombia