in ,

Duele mucho a los Leones la derrota sufrida en la Serie del Rey

El melenudo Luis “Pepón” Juárez durante su llegada al aeropuerto de Mérida tras jugar la Serie del Rey

Con las señales de haber sufrido un fracaso de proporciones monumentales, el propietario de los Leones de Yucatán, Erick Arellano Hernández, no habló con los medios meridanos que cubrieron la Serie del Rey. Al reportero del Diario le dijo respondió a la pregunta sobre su opinión con un “nada, luego me llamas y te digo”.

Así abandonaron el Estadio Chevron los melenudos tras la derrota histórica ante los Toros. El piloto Luis Matos, que generalmente no habla con los medios, al menos los yucatecos, dijo que su equipo se entregó al máximo en todo el tiempo que él los dirigió, aceptando el dolor por la derrota.

Fue, por como se ha tomado, una derrota que ha dejado incontables muestras de coraje entre los seguidores de los Leones, que acusan a los melenudos de dejarse ganar en el Juego 4. Matos, antes del duelo decisivo, dijo a los reporteros en el hotel que “ustedes los fanáticos son los que están presionados y tensos”, al escuchar una pregunta de si había presiones y tensiones entre los melenudos.

"La verdad es una dolorosa derrota. No habíamos pasado por esto. Pero estamos contentos con el trabajo que hicimos", destacó el piloto a la salida del estadio en que Leones perdieron el Juego 7 ante los Toros de Tijuana, que se convirtieron en apenas el segundo equipo de la historia de la Liga Mexicana que remonta un 0-3 para coronarse.

Agregó que se tuvieron muchos factores para esta debacle enorme, pero resaltó siempre que “en poco tiempo logramos muchas cosas”, y expresó que “muchos pensaron que los Leones no llegarían a esta etapa y mira hasta dónde se llegó”.

Pero insistió: “Es una dolorosa derrota y nadie lo puede negar. A mí, siempre lo he dicho, me gusta ganar el último partido. Es el que más importa, el que da el campeonato. He ganado en Serie del Caribe, en mi país, y aquí es la primera vez que dirijo. Pensé que podríamos lograrlo, pero no fue posible”.

Aficionados y fanáticos, que son dos cosas distintas, han manifestado sus puntos de vista, entre abismales diferencias, tras lo ocurrido con el desenlace de la final. Mientras unos hablan con encono señalando a los Leones por dejarse ganar, como por haberse vendido, otros destacan lo hecho para llegar a la Serie del Rey.

Lo que es un hecho es que la derrota es gigantesca. Y allí es en donde coinciden tanto aficionados como fanáticos. Un revés monumental para un equipo armado para ganar, y que tuvo todo para hacerlo.

Así sucedió en 2019, cuando viajaron a Monclova y el piloto Gerónimo Gil no movió sus piezas, que mostraban problemas para batear, como con Xavier Scruggs. Matos mantuvo su postura y se guardó muchos cambios en momentos considerados vitales. Como Gil, Matos y los Leones perdieron la Serie del Rey.

Los Leones, en Mérida

Los Leones de Yucatán, que perdieron la Serie del Rey de forma histórica ante los Toros de Tijuana, llegaron la noche del jueves a Mérida.

Sin fiesta.

Muchos de los peloteros abordaron taxis para retirarse a sus domicilios, mientras personas que los identificaban les pedían fotógrafos de recuerdo.

“Si ganaban esto hubiera sido una locura”, dijo una persona que les tomaba fotos en el aeropuerto.

El estado de ánimo no era el más adecuado, dadas las circunstancias de la forma en que perdieron. No hablaron con los reporteros. Entre ellos se saludaron y también se despidieron, esperando, si las circunstancias lo permiten, volver a verse en la cueva de los Leones en 2022.

“No pudimos traerles la Copa. Pero esperemos tener la oportunidad de volver aquí para poder ganarla”, dijo Walter Ibarra, segunda base melenudo.— GASPAR SILVEIRA

página 3

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Un sexagenario mató de un escopetazo a su sobrino en Tekit

Apagón de 8 horas en 16 municipios